LA DESNUDEZ DE LA BABOSA

LA DESNUDEZ DE LA BABOSA

slug-232373_1920

Caminando sobre la pesadez de su estómago un caracol  tiñe de saliva el césped nunca cortado. No levanta la cabeza, ya que el peso de su casa apenas le concede una visión certera de la siguiente piedra o escollo del camino. Pesadas gotas caen en un diseño irregular, pues un árbol aquí o un pequeño muro detienen la mansalva que ahora él soporta. Escondido bajo su prisión y su vivienda oye un paso ligero. Desde dentro de la concha se atreve a fisgonear con una de sus antenas, pero en cuanto la fruta de la lluvia lo toca encoge su cuerpo y vuelve a l interior de su cárcel/hogar.

Aguanta con la pesadez de su voluminoso cuerpo la llovizna y tras ella sale con miedo. Todas las medidas de seguridad de su parcela redondeada han permitido que el miedo cale en él. Observa al «Lamborghini» de los moluscos gasterópodos: la babosa.

En seguida comienza la crítica, porque no solo detecta  la celeridad, sino que le achaca fealdad al hecho de que no cuente con una casa. ¿Cómo es posible que viva despreocupada? Está a merced de otros depredadores y a las inclemencias del tiempo, ¿no le importa? ¿Por qué no consigue una vivienda para ella, si son casi iguales?

Verbaliza las preguntas denigrando a la babosa.

― ¿Dónde vas pobrecilla, has perdido tu dominio?

La babosa desoye la emoción del enfado. Responde con la bondad como tarjeta de visita:

― Soy libre, voy donde y como quiero. No me cargo con un problema por falta de seguridad, ni me escondo en un lugar ante lo que viene.

Muestra tanta irascibilidad el caracol que  casi emerge por completo de su concha redondeada. Un ataque de pavor le sobreviene. Desde lo más hondo y oscuro grita a la que cree rival:

― ¡Ya vendrás a cobijarte engreída!

Templada en la tranquilidad de los pasos del corazón prosigue la babosa su senda hacia la calzada. Atraviesa de arcén a arcén en una maravillosa carrera, a la que no añade el epíteto de contrarreloj. Sumido en un ataque de vano orgullo le sucede el caracol con su «hipoteca a cuestas».

Intercambia el peso de adelante hacia detrás en un fútil ejercicio, trata de cambiar la carga hacia un lado e incluso de rodar, pero queda cuál ballena en la orilla. Un coche le pasa por encima, los neumáticos resquebrajan su propiedad, el denostado y por encima de todo alabado bien trunca su espejismo.

Abatido igual que un pájaro en plena temporada el caracol disiente en andar libre. La babosa ajena a sus groserías envalentona a su igual con y sin caparazón a que eluda los vehículos con la ligereza que ahora posee. Motiva al desahuciado de un peso sobre sus hombros, alienta al libre de elección, apoya al que como ella que elige la libertad con un:

―Corre sin cadenas de cemento, adelanta a tu miedo por la derecha y la izquierda, opta por «La desnudez de la babosa».

Rebasa la meta el caracol menos exigido de lo que pensaba. Detiene su cuerpo ante la babosa y le dice:

―No era mejor por tener más que tú, gracias por mostrarme la mejor posesión: El interior.

Transcurrió la tarde, sobrevino la noche, le siguió el día y ambos coincidieron en mostrarse tal cual eran.

http://booklaunch.io/victormartinrequena/elguardiandelafelicidad

Os recuerdo la disponibilidad de mi novela, “El Guardián de la Felicidad”

Lo puedes adquirir en Amazon:

USA: http://amzn.com/8460842304

España: http://www.amazon.es/dp/8460842304

UK: http://www.amazon.co.uk/dp/8460842304

Italia: http://www.amazon.it/dp/8460842304

Francia: http://www.amazon.fr/dp/8460842304

Alemania : https://www.amazon.de/dp/8460842304/ref=cm_sw_em_r_mt_dp_lsiuxbHHY13MA

México: http://www.amazon.com.mx/dp/B01G2B7YVS

Brasil: http://www.amazon.com.br/dp/B01G2B7YVS

Japón: http://www.amazon.co.jp/dp/8460842304

Canadá: http://www.amazon.ca/dp/B01G2B7YVS

Australia: http://www.amazon.com.au/dp/B01G2B7YVS

India: http://www.amazon.in/dp/B01G2B7YVS

Holanda: http://www.amazon.nl/dp/B01G2B7YVS

La librería internacional Barnes and Noble:

http://www.barnesandnoble.com/w/el-guardi-n-de-la-felicidad-sr-v-ctor-manuel-mart-n-requena/1123850868?ean=9788460842309

 

Leave a Comment

Libro destacado

¡Vive la lucha del crono!

Así estás seguro de no perderte nada de esta aventura emocionante.